ESP

Las mejores maneras de preparar patatas con aceite de oliva

2 marzo, 2021

Las patatas se han convertido en uno de los grandes pilares de la alimentación en gran parte del mundo. Además, son una de las guarniciones más populares en gastronomía, tanto para acompañar carnes como pescados. A la hora de cocinarlas, el aceite de oliva se convierte en un gran aliado para sacar el mejor partido a estos tubérculos. Hoy os contamos las mejores maneras de preparar patatas con aceite de oliva.

 

 

Patatas fritas, un clásico que gusta a todo el mundo

Las patatas fritas son un clásico que, no solo no pasa de moda sino que, además, continúa siendo la guarnición favorita de pequeños y mayores. Para lograr las patatas fritas perfectas solo debemos tener en cuenta dos cosas: elegir una buena variedad, como puede ser la Monalisa; y elegir un buen aceite de oliva, a ser posible virgen extra, que es el que mejor resiste las altas temperaturas que exige la fritura.

A partir de ahí, podemos usar algún que otro truco, como por ejemplo, cortar las patatas a mano, no demasiado finas (si las cortamos en tiras) o pequeñas (si lo hacemos en dados); introducirlas en agua fría para que suelten un poco de almidón; y secarlas bien antes de meterlas al aceite para evitar que éste se degrade por acción del agua.

Hoy en día también podemos encontrar diferentes utensilios de corte para obtener patatas fritas con otros formatos, como onduladas, en rejilla, etc.

Una vez fritas, solo tenemos que ponerlas a escurrir en papel de cocina y añadir sal o, si lo preferís, alguna especia o hierba fresca para dar un toque especial.

 

Patatas asadas al horno

El cocinado de las patatas en el horno nos permite utilizar variedades enteras o cortadas por la mitad para disfrutar de una textura completamente diferente a las de la fritura, aunque con un sabor delicioso.

Para cocinarlas, solo tenemos que cubrir una bandeja con papel de horno, lavar bien las patatas y cortarlas por la mitad. Si queremos que se cocinen un poco más rápido, podemos hacer una serie de cortes longitudinales, sin llegar hasta el fondo de la patata, a modo de rejilla, para que el calor y los condimentos penetren mejor. Rociamos con un chorro generoso de aceite de oliva, de la variedad que más nos guste, y añadimos un poco de sal.

Si queremos dar un toque especial, podemos añadir ajo laminado y cebolla cortada en juliana, así como especias: pimienta, romero o tomillo, que dan muy buen sabor.

Y otra alternativa que queda muy vistosa para comidas especiales consiste en cortar láminas finas de patatas con ayuda de una mandolina (para que queden del mismo grosor) y disponer las láminas en fila de pie, formando una espiral por toda la bandeja. Añadimos sal y aceite de oliva y, opcionalmente, unos trocitos de bacon y cebolla cortada en juliana, además de una ramita de romero. Al cocinarse con un grosor fino, el resultado serán unas patatas crujientes y muy sabrosas, que son perfectas como guarnición de cualquier plato.

 

Patatas salteadas

Para elaborar las mejores patatas salteadas tendremos que optar por dos cocciones, es decir, un primer cocinado, que puede ser una cocción en agua o un confitado el aceite de oliva a fuego lento, y un segundo cocinado que realizamos en una sartén, a la que habremos añadido con un chorro de aceite de oliva y habremos puesto a fuego fuerte. La primera cocción consigue ablandar las patatas para que estén melosas por dentro, mientras que la segunda crea una costra crujiente por fuera que aporta una textura maravillosa.

Lo mejor para preparar estas patatas es cortarlas en rodajas no demasiado finas y, una vez finalizada la primera cocción, que no debe ser muy larga, escurrirlas bien antes de saltearlas. Para terminar, podemos añadir alguna hierba fresca, como perejil o cebollino, o alguna especia, como pimienta o pimentón.

 

Rosti de patata, una receta suiza

Terminamos este recorrido por las mejores maneras de preparar patatas con aceite de oliva con una receta suiza: el rosti de patata. Lo bueno de este plato, además, es que podemos servirlo como guarnición, pero también como plato único, acompañado de una salsa a nuestra elección (crème fraîche con cebollino, mayonesa casera, etc.).

Para elaborarlo, tenemos que pelar las patatas y rallarlas por la parte gruesa del rallador. A continuación, hacemos lo mismo con una cebolla y mezclamos ambas. Añadimos sal, pimienta y un poco de perejil picado y formamos una especie de pasta que iremos dividiendo en porciones no demasiado grandes, aplastándolas para que queden como una tortita y se cocinen bien por dentro. Un buen chorro de aceite de oliva en la sartén, bien caliente, hará el resto de la magia. O, si lo preferimos, podemos cocinarlas al horno, rociando bien todas las porciones con aceite de oliva. El resultado será una especie de tortitas de patata que están deliciosas.

 

Si eres un amante de las patatas, no te pierdas estas recetas:

Lubina al horno con patatas y cebolla

Guiso de patatas con champiñones

Tortilla de patatas con cebolla y ajo

Autor

Coosur

Comentarios 2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este TRUCO

Artículos relacionados

CERRAR

intensidad
intensidad
Periodo de cosecha
Acidez libre
Densidad
Nivel de peróxidos
Capacidad antioxidante
Intensidad de color
Frutado
Nivel de equilibrio
Aceite virgen extra Arbequina
Aceite virgen extra, Aceite virgen extra hojiblanca, Aceite virgen extra ecológico.
Aceite virgen extra picual, Aceite virgen extra Cornicabra, Aceite virgen extra sin filtrar.
Septiembre – Diciembre: Recolección temprana, durante el primer tercio de campaña. La oliva se recoge al comenzar la campaña, cuando la aceituna tiene un color muy verdoso. Resulta un aceite muy brillante, con unos olores y sabores pronunciados.
Diciembre – Febrero: Recolección en temporada media, en la segunda mitad de campaña. El fruto del olivo se recoge cuando comienza a oscurecerse sin llegar a estar maduro, dando lugar a un aceite equilibrado de color dorado verdoso.
Septiembre – Diciembre: Recolección en temporada media, en la primera mitad de la campaña. La oliva se recoge en la primera mitad de la campaña, cuando tiene un color verde, resultando un aceite frutado y verdoso.
Menor de 0,35º: La cantidad de ácidos grasos es media por lo que su calidad natural es alta. El aceite proviene de aceitunas sanas. Todo esto hace que sus cualidades permanezcan inalteradas.
Menor de 0,30º: La cantidad de ácidos grasos es baja por lo que su calidad natural es alta. El aceite no ha sufrido oxidación en su elaboración y sus cualidades gustativas permanecerán inalteradas.
Menor de 0,25º: La cantidad de ácidos grasos es muy baja por lo que su calidad natural es muy alta. El aceite no ha sufrido en su elaboración y sus cualidades permanecen inalteradas.
La textura del aceite es fluida, la menor cantidad de carotenos y de clarofila natural nos aporta un aceite fluido al paladar.
La fluidez del aceite es intermedia, con una tonalidad algo más verde que aporta una mayor consistencia al aceite.
El aceite es más consistente en lo que a textura se refiere, su tonalidad verde y el elevado contenido en antioxidantes aportan esta textura.
El aceite es estable: el oxigeno no hará que evolucionen sustancias que pudieran mermar la calidad y los valores nutricionales.
El aceite es muy estable: no evolucionarán sustancias que pudieran mermar la calidad y los valores nutricionales.
El aceite es muy estable: no evolucionarán sustancias que pudieran mermar la calidad y los valores nutricionales.
El aceite tiene resistencia a oxidarse, por lo que no se estropeará facilmente.
El aceite tiene buena resistencia a degradarse, y por tanto conservará mejor sus cualidades y valores nutricionales durante su fecha de consumo.
El aceite tiene muy buena resistencia ante la oxidación, y por tanto conservará mejor sus cualidades y valores nutricionales sin enranciarse, durante toda su vida útil.
Dorado, con tonos verdosos claros.
Dorado verdoso con tonos verdes oscuros.
Verde más oscuro, con tonos dorados.
La sensación olfativa es alta y recuerda a fruta fresca, higuera, tomateras, madera fresca o hierba recién cortada.
La sensación olfativa es alta y recuerda a fruta fresca, manzana, aguacate, tomate y a frutos secos.
La sensación olfativa es muy alta y le recuerda a fruta madura manzana, higos, madera fresca, tomate y a frutos secos.
Equilibrio levemente descompensado hacia el frutado, menos amargo y picante de lo normal.
Perfecto equilibrio entre frutado, amargo y picante.
Equilibrio descompasado hacia una mayor robustez

intensidad

Variedad

Aceite virgen extra Arbequina
Aceite virgen extra, Aceite virgen extra hojiblanca, Aceite virgen extra ecológico.
Aceite virgen extra picual, Aceite virgen extra Cornicabra, Aceite virgen extra sin filtrar.

Periodo de cosecha

Septiembre – Diciembre: Recolección temprana, durante el primer tercio de campaña. La oliva se recoge al comenzar la campaña, cuando la aceituna tiene un color muy verdoso. Resulta un aceite muy brillante, con unos olores y sabores pronunciados.
Diciembre – Febrero: Recolección en temporada media, en la segunda mitad de campaña. El fruto del olivo se recoge cuando comienza a oscurecerse sin llegar a estar maduro, dando lugar a un aceite equilibrado de color dorado verdoso.
Septiembre – Diciembre: Recolección en temporada media, en la primera mitad de la campaña. La oliva se recoge en la primera mitad de la campaña, cuando tiene un color verde, resultando un aceite frutado y verdoso.

Acidez libre

Menor de 0,35º: La cantidad de ácidos grasos es media por lo que su calidad natural es alta. El aceite proviene de aceitunas sanas. Todo esto hace que sus cualidades permanezcan inalteradas.
Menor de 0,30º: La cantidad de ácidos grasos es baja por lo que su calidad natural es alta. El aceite no ha sufrido oxidación en su elaboración y sus cualidades gustativas permanecerán inalteradas.
Menor de 0,25º: La cantidad de ácidos grasos es muy baja por lo que su calidad natural es muy alta. El aceite no ha sufrido en su elaboración y sus cualidades permanecen inalteradas.

Densidad

La textura del aceite es fluida, la menor cantidad de carotenos y de clarofila natural nos aporta un aceite fluido al paladar.
La fluidez del aceite es intermedia, con una tonalidad algo más verde que aporta una mayor consistencia al aceite.
El aceite es más consistente en lo que a textura se refiere, su tonalidad verde y el elevado contenido en antioxidantes aportan esta textura.

Nivel de peróxidos

El aceite es estable: el oxigeno no hará que evolucionen sustancias que pudieran mermar la calidad y los valores nutricionales.
El aceite es muy estable: no evolucionarán sustancias que pudieran mermar la calidad y los valores nutricionales.
El aceite es muy estable: no evolucionarán sustancias que pudieran mermar la calidad y los valores nutricionales.

Capacidad antioxidante

El aceite tiene resistencia a oxidarse, por lo que no se estropeará facilmente.
El aceite tiene buena resistencia a degradarse, y por tanto conservará mejor sus cualidades y valores nutricionales durante su fecha de consumo.
El aceite tiene muy buena resistencia ante la oxidación, y por tanto conservará mejor sus cualidades y valores nutricionales sin enranciarse, durante toda su vida útil.

Frutado

La sensación olfativa es alta y recuerda a fruta fresca, higuera, tomateras, madera fresca o hierba recién cortada.
La sensación olfativa es alta y recuerda a fruta fresca, manzana, aguacate, tomate y a frutos secos.
La sensación olfativa es muy alta y le recuerda a fruta madura manzana, higos, madera fresca, tomate y a frutos secos.

Intensidad de color

Dorado, con tonos verdosos claros.
Dorado verdoso con tonos verdes oscuros.
Verde más oscuro, con tonos dorados.

Nivel de equilibrio

Equilibrio levemente descompensado hacia el frutado, menos amargo y picante de lo normal.
Perfecto equilibrio entre frutado, amargo y picante.
Equilibrio descompasado hacia una mayor robustez
intensidad
intensidad
Periodo de cosecha
Acidez libre
Densidad
Nivel de peróxidos
Capacidad antioxidante
Intensidad de color
Frutado
Nivel de equilibrio
Aceite virgen extra Arbequina
Aceite virgen extra, Aceite virgen extra hojiblanca, Aceite virgen extra ecológico.
Aceite virgen extra picual, Aceite virgen extra Cornicabra, Aceite virgen extra sin filtrar.
Septiembre – Diciembre: Recolección temprana, durante el primer tercio de campaña. La oliva se recoge al comenzar la campaña, cuando la aceituna tiene un color muy verdoso. Resulta un aceite muy brillante, con unos olores y sabores pronunciados.
Diciembre – Febrero: Recolección en temporada media, en la segunda mitad de campaña. El fruto del olivo se recoge cuando comienza a oscurecerse sin llegar a estar maduro, dando lugar a un aceite equilibrado de color dorado verdoso.
Septiembre – Diciembre: Recolección en temporada media, en la primera mitad de la campaña. La oliva se recoge en la primera mitad de la campaña, cuando tiene un color verde, resultando un aceite frutado y verdoso.
Menor de 0,35º: La cantidad de ácidos grasos es media por lo que su calidad natural es alta. El aceite proviene de aceitunas sanas. Todo esto hace que sus cualidades permanezcan inalteradas.
Menor de 0,30º: La cantidad de ácidos grasos es baja por lo que su calidad natural es alta. El aceite no ha sufrido oxidación en su elaboración y sus cualidades gustativas permanecerán inalteradas.
Menor de 0,25º: La cantidad de ácidos grasos es muy baja por lo que su calidad natural es muy alta. El aceite no ha sufrido en su elaboración y sus cualidades permanecen inalteradas.
La textura del aceite es fluida, la menor cantidad de carotenos y de clarofila natural nos aporta un aceite fluido al paladar.
La fluidez del aceite es intermedia, con una tonalidad algo más verde que aporta una mayor consistencia al aceite.
El aceite es más consistente en lo que a textura se refiere, su tonalidad verde y el elevado contenido en antioxidantes aportan esta textura.
El aceite es estable: el oxigeno no hará que evolucionen sustancias que pudieran mermar la calidad y los valores nutricionales.
El aceite es muy estable: no evolucionarán sustancias que pudieran mermar la calidad y los valores nutricionales.
El aceite es muy estable: no evolucionarán sustancias que pudieran mermar la calidad y los valores nutricionales.
El aceite tiene resistencia a oxidarse, por lo que no se estropeará facilmente.
El aceite tiene buena resistencia a degradarse, y por tanto conservará mejor sus cualidades y valores nutricionales durante su fecha de consumo.
El aceite tiene muy buena resistencia ante la oxidación, y por tanto conservará mejor sus cualidades y valores nutricionales sin enranciarse, durante toda su vida útil.
Dorado, con tonos verdosos claros.
Dorado verdoso con tonos verdes oscuros.
Verde más oscuro, con tonos dorados.
La sensación olfativa es alta y recuerda a fruta fresca, higuera, tomateras, madera fresca o hierba recién cortada.
La sensación olfativa es alta y recuerda a fruta fresca, manzana, aguacate, tomate y a frutos secos.
La sensación olfativa es muy alta y le recuerda a fruta madura manzana, higos, madera fresca, tomate y a frutos secos.
Equilibrio levemente descompensado hacia el frutado, menos amargo y picante de lo normal.
Perfecto equilibrio entre frutado, amargo y picante.
Equilibrio descompasado hacia una mayor robustez