Solomillo Wellington

  • DEscripción

    No hay nada mejor para una cena elegante que un buen solomillo Wellington. Es un plato delicado y sabroso, con su crujiente corteza de hojaldre y su tierna carne con sabores especiados.

  • Ingredientes

    Ingredientes para 8 comensales

    1 kg de solomillo
    Mostaza de Dijon al gusto
    Foie de pato al gusto
    8 lonchas de panceta
    400 grs de champiñones frescos
    1 cebolla morada
    100 ml de coñac o brandy
    1 huevo
    Sal al gusto
    Pimienta negra molida al gusto
    Tomillo fresco al gusto
    Aceite de oliva virgen extra Picual
    1 lámina de masa de hojaldre

    Para la salsa:
    Aceite de oliva virgen extra
    Pimienta variada en grano
    4 chalotas
    600 ml de vino tinto
    300 ml de caldo de carne
    Tomillo al gusto
    50 ml de vinagre balsámico de Módena

  • Elaboración

    1. Comenzamos quitando toda la grasa posible al solomillo para después salpimentarlo por toda su superficie.
    2. Echamos aceite de oliva virgen extra picual en una sartén al fuego y, cuando este caliente, sellamos el solomillo por todos sus lados hasta que quede la carne tostada. Con esto conseguimos que mantenga sus jugos. Reservamos.
    3. Picamos la cebolla en trozos lo más pequeños que nos sea posible. Limpiamos bien los champiñones, les quitamos la parte inferior de sus troncos y los picamos en trozos pequeños.
    4. Pochamos la cebolla y los champiñones en una sartén con aceite de oliva virgen extra Picual a fuego moderado. Cuando estén, echamos un poco de sal, el tomillo bien picado y pimienta negra recién molida junto al coñac. Mezclamos y dejamos que se evapore todo el alcohol a fuego alto.
    5. Lo apartamos del fuego y le agregamos el foie de pato y una cucharadita de mostaza. Mezclamos bien y reservamos.
    6. Encendemos el horno a una temperatura de 200º para que se vaya calentando mientras terminamos de montar el solomillo Wellington.
    7. Untamos toda la superficie del solomillo con mostaza de Dijon y lo envolvemos en las lonchas de panceta.
    8. Llegado a este punto, cogemos la lámina de hojaldre y la colocamos sobre una bandeja forrada con una lámina de papel de hornear.
    9. Extendemos la mezcla de champiñones y foie, ocupando la misma superficie que el solomillo, y colocamos la carne encima.
    10. Cerramos con mucho cuidado el hojaldre envolviendo el solomillo. Le damos la vuelta y dejamos las uniones en la parte inferior. Pintamos el hojaldre con un huevo batido para que consiga un color dorado más bonito.
    11. Introducimos el solomillo al horno para que se cocine entre unos 20 a 25 minutos o hasta que veamos que la masa está hecha y con un bonito color dorado.
    12. Mientras se cocina, haremos la salsa. Cogemos un poco del aceite en el que doramos al principio de la receta el solomillo y lo ponemos en una sartén al fuego. Cuando esté caliente, echamos las chalotas picadas junto con el tomillo, lo removemos y dejamos que se poche hasta que las chalotas se empiecen aponer doradas.
    13. Agregamos el vinagre de Módena y cocinamos hasta que se consuma la salsa. Agregamos el vino y cuando prácticamente se haya reducido en su totalidad, vertemos el caldo de carne. Mezclamos y dejamos que reduzca hasta que la salsa tenga una consistencia espesa. Si no queremos encontrarnos los trozos de chalota, podemos triturar la salsa con la batidora.
    14. Cuando tengamos el solomillo Wellington cocinado, lo sacamos del horno y dejamos que repose durante unos 7 u 8 minutos antes de servirlo cortado en rodajas y acompañado con la salsa de vino.

  • Características

    Comensales: para 8
    Tiempo de elaboración: 50 minutos


SABOR Y SALUD EN TU BANDEJA,
noticias, promociones y consejos

Gracias al boletín mensual de Coosur, podrás recibir en tu propio correo electrónico
toda la actualidad de nuestros productos, consejos de salud, trucos, recetas y promociones exclusivas.
¡Únete a los maestros aceiteros de Coosur!