Tipos de aceites para cocinar

Article Image

Hay diferentes tipos de aceites de oliva dependiendo de la calidad de los mismos.  Cada uno de ellos cuenta con unas características especiales que son las que lo hacen más recomendables para unos usos u otros en cocina.

Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)
Por un lado tenemos el aceite de oliva virgen extra (AOVE). Este es el de calidad más apreciada, intachable en la cata y con un grado de acidez menor a 0,8º. Es un zumo de aceituna, de lo más natural, y para obtenerlo es necesario llevar a cabo un minucioso proceso de elaboración, que comienza por la recolección de las aceitunas en su momento óptimo de maduración. Son aceites muy ricos en ácidos grasos monoinsaturados, que aportan antioxidantes naturales.

Los aceites de Oliva Virgen Extra pueden ser monovarietales (cuando se obtienen de una sola variedad de aceituna, como Hojiblanca, Picual, Arbequina, etc.) o bien proceder de un “coupage”, es decir, de diferentes variedades, para lograr unos aromas y sabores únicos. 

Una de las mejores maneras de apreciar todas las cualidades de los AOVEs es su uso en crudo, por ejemplo, en el desayuno, sobre una tostada de pan, así como en aliños y vinagretas para aderezar ensaladas y otros platos fríos. También es muy recomendable su uso en escabeches y conservas y, por supuesto, para freír, ya que se degrada menos que otros tipos de aceites.

Aceite de Oliva Virgen
El aceite de oliva virgen es también un producto natural, aunque en él se puede encontrar algún defecto y su acidez es menor a 1º. Al igual que los AOVEs, son muy ricos en ácidos grasos monoinsaturados y perfectos para llevar una dieta saludable.

Este tipo de aceite también se usa en frituras, por sus características similares al anterior, en estofados, para confitar pescados y vegetales, pasa asar alimentos en el horno, etc. También lo podemos usar para emulsiones, como mayonesas y otras salsas, procurando, en este caso, optar por las variedades más suaves de sabor.

Aceite de Oliva
Los aceites de oliva intensos y suaves tienen como base aceites lampantes, no aptos para el consumo humano, cuya acidez es mayor de 3º. Estos aceites se someten a un proceso de refinado tras el cual el resultado es un líquido sin olor ni sabor que se mezcla con aceite de oliva virgen extra. Dependiendo de las proporciones de esta mezcla será intenso (más cantidad de virgen extra) o suave (menos cantidad de virgen extra).

El resultado es también un aceite muy saludable, imprescindible por tanto en la dieta habitual, con una elevada proporción de antioxidantes.

En cocina, podemos usar el aceite de oliva para realizar adobos, tanto de carne como de pescado, salteados de verduras, revueltos con huevo, alimentos 


SABOR Y SALUD EN TU BANDEJA,
noticias, promociones y consejos

Gracias al boletín mensual de Coosur, podrás recibir en tu propio correo electrónico
toda la actualidad de nuestros productos, consejos de salud, trucos, recetas y promociones exclusivas.
¡Únete a los maestros aceiteros de Coosur!