Pan y aceite de oliva, el desayuno más saludable

Article Image

Comenzar nuestra jornada con un desayuno que incluya pan con aceite de oliva es una opción muy saludable que nos ayuda a mejorar nuestro rendimiento físico e intelectual. Este clásico de la Dieta Mediterránea se ha convertido en la opción preferida para muchas personas. Y es que su alto contenido nutritivo y los beneficios que aporta, como vamos a ver, son razones más que suficientes para  convertir al pan con aceite en nuestro desayuno preferido.

Pan aceite de oliva

El desayuno es una de las comidas más importantes del día. Tal y como recoge la Fundación Española de la Nutrición (FEN) en su último informe, esto es así porque ayuda a reorganizar los cambios metabólicos sufridos durante la noche y evita los efectos negativos de un ayuno prolongado. Por ello, debemos optar por un desayuno saludable, es decir, aquel que sea variado, completo y equilibrado.

 

Para ello, debe aportar entre el 20 y el 25% de las necesidades energéticas diarias e incluir, al menos, cuatro grupos de alimentos: leche o derivados lácteos, cereales, frutas, una grasa saludable, como el aceite de oliva.

 

Pan y aceite de oliva, la combinación perfecta

Una tostada de pan con aceite de oliva es la combinación perfecta para acompañar el café con leche, la fruta o el zumo natural de nuestro desayuno. Los cereales del pan aportan los hidratos de carbono que funcionan como combustible para nuestro cuerpo. Y si, además, optamos por panes elaborados con grano entero, también aportarán la fibra que debemos consumir a diario y que nos ayuda a favorecer el tránsito intestinal.

Por su parte, el aceite de oliva aportará ácidos grasos esenciales para el organismo, como el oleico, su componente mayoritario, una grasa monoinsaturada, que trae consigo múltiples beneficios para el sistema cardiovascular. Pero, además, sus compuestos fenólicos y la vitamina E que contiene tienen propiedades antioxidantes que ayudan a prevenir el envejecimiento celular.

Aceite de oliva en el desayuno

Así pues, un desayuno que contenga pan y aceite de oliva ayudará a:

Proteger nuestro sistema cardiovascular.

Reducir el riesgo de colesterolemia.

Facilitar el tránsito intestinal y estimular la secreción de sales biliares, las moléculas que favorecen la digestión.

Preservar las facultades cognitivas, gracias a los ácidos grasos monoinsaturados, y a estimular la memoria y otras facultades cerebrales.

Mejorar la salud de nuestra piel, gracias a sus polifenoles, que previenen el envejecimiento de las células y contribuyen a proteger la piel de agresiones externas.

Si a todo eso añadimos lo sencillo que es preparar unas tostadas con aceite de oliva y lo ricas que están… ¡tenemos el desayuno perfecto!


SABOR Y SALUD EN TU BANDEJA,
noticias, promociones y consejos

Gracias al boletín mensual de Coosur, podrás recibir en tu propio correo electrónico
toda la actualidad de nuestros productos, consejos de salud, trucos, recetas y promociones exclusivas.
¡Únete a los maestros aceiteros de Coosur!